Instalación de generadores eléctricos

La instalación de generadores eléctricos cada vez está ganando más adeptos, ya que a lo largo de los últimos tiempos se han convertido en una de las maneras más efectivas de contar con un sistema electrógeno que proporcione un mínimo de autonomía en aquellos momentos en los que la red eléctrica sufre algún tipo de corte en el suministro.

A continuación vamos a ver de manera muy breve todo lo que te puede interesar sobre este tipo de instalaciones.

Tipos de instalaciones utilizadas para los generadores de electricidad

GENERADOR-ELECTRICOS-A-GAS-Generadores de arranque manual: la principal característica de este tipo de generadores es que, tal y como su propio nombre indica, deben ser arrancados de manera manual. Esto significa que en el caso de que se produzca algún tipo de corte en el suministro de la energía eléctrica, habrá un espacio de tiempo en el que no habrá disponibilidad de electricidad. Por fortuna, no todas las instalaciones de generadores eléctricos están pensadas para satisfacer aquellos momentos puntuales en los que no se dispone de energía eléctrica a través de la red, sino que también existe la posibilidad de utilizar este tipo de aparatos de manera totalmente independiente.

Generadores con arranque automático: por norma general estos generadores son instalados en aquellos lugares en los que por las características del lugar sería desastroso no disponer de energía eléctrica. En este caso, el generador arrancaría de manera totalmente automática en el caso de que se produjera algún tipo de corte en la red de suministro. La principal ventaja de estos aparatos es que en ningún momento se percibe la falta de energía eléctrica, por lo que no suelen causar ningún tipo de contratiempo.

¿Qué combustible utilizan?

De manera totalmente independiente del tipo de generador que utilicemos para nuestra instalación, en el mercado podemos encontrar diferentes tipos de generadores de electricidad en función del combustible que utilizan. Vamos a ver todos y cada uno de ellos a continuación.

Generadores a gasolina: son quizás los más populares. Están especialmente pensados para ser utilizados de manera intermitente conectando a ellos aparatos que en ningún caso van a ser utilizados de manera constante, como taladros o cualquier otro tipo de maquinaria de ese tipo.

Generadores diésel: de manera totalmente contraria al ocurre con los de gasolina, los generadores eléctricos que funcionan mediante diesel están especialmente pensados para ser utilizados durante largos periodos de tiempo. Por norma general, estos son los que se suelen utilizar en aquellas instalaciones en las que el generador tiene el objetivo de aportar la energía eléctrica tras un corte en el suministro. Al ser imposible saber con certeza cuál será la duración del corte de la electricidad, son los más adecuados, ya que el consumo de combustible que ofrecen es realmente bajo. Si tuviéramos que mencionar un inconveniente de estos generadores es que hacen bastante ruido y pueden llegar a ser molestos si no están correctamente aislados o separados.

Generadores a gas natural: una de las principales ventajas de este tipo de aparatos respecto al resto es que nos ofrecen la posibilidad de suplantar por completo las prestaciones que nos ofrece la red eléctrica y que además lo hace con unos niveles de ruido que son ínfimos. Por otro lado, también es importante destacar que este tipo de aparatos pueden funcionar mediante gas canalizado o con bombonas de manera totalmente independiente.

En nuestra empresa somos expertos en la instalación de cualquier tipo de generador eléctrico. Póngase en contacto con nosotros y le ofreceremos un presupuesto totalmente personalizado y adaptado a todas y cada una de las necesidades que pueda tener.

Deja un comentario